Publicar tu libro en físico: diferencias entre CreateSpace y KDP

Publicar un libro es una tarea muy difícil. El camino es largo y hay demasiado por hacer. A veces puede que incluso no tengas ni idea de qué hacer a continuación una vez que ya estás dentro del meollo. Y esto puede pasar hasta cuando ya has publicado más de un libro. En mi caso, hubiera deseado que alguien me cogiera de la mano y me acompañara mientras me encontraba agobiada por la publicación de mi primer libro. A veces, cuando digo que soy cabezona, me refiero a que lo soy de más, si eso es posible.

Cuando me decidí a publicar mi primer libro, yo apenas conocía mucho de nada (y sigo sin conocerlo, solo que ahora al menos me molesto en aprender un poco más y más rápido). No tenía ni idea de qué era el marketing para autores ni de que era tan necesario, no tenía una idea clara sobre lo de tener un blog (aunque ya he tenido algunos desde que comencé en este mundo) y ni siquiera quiero hablar de mis redes sociales como autora. Por aquel entonces ya hasta había pasado el boom que mi primera obra publicada en Wattpad había generado y me encontraba más sola que nunca. Sabía que no muchos iban a querer hacerse con el libro de alguien que no era nadie en este sector. Pero jamás me imaginé que fueran tan, tan pocos.

A pesar de todo, nunca quise rendirme. Publicar mi primer libro me motivaría para no dejar aparcado mi sueño unos cuantos años más y me ayudaría a volver a sentarme a escribir para, con un poco de suerte, seguir publicando libros.

Desde que me informara la primera vez sobre cómo podía yo publicar mi libro por mi cuenta, las informaciones que se me quedaron grabadas a fuego en la mente fueron: CreateSpace para publicar mi libro en físico; KDP para publicar mi libro en digital.

CreateSpace como única vía para publicar tu libro en físico

Yo no quería hacerme el camino mucho más complicado de lo que ya estaba, de eso estaba segura. No quería comenzar a indagar cómo podría publicar mi libro impreso desde otras plataformas a tan pocas semanas de la fecha de lanzamiento. Así que me decanté por CreateSpace, sin más.

Seguro que ya habrás escuchado hablar de CreateSpace. Es la plataforma de Amazon para publicar tu libro en físico, la única opción que habías tenido durante años para posicionar tu libro en el escaparate de la tienda virtual más grande y potente a nivel mundial.

Creo que ya te he contado de mi reticencia a tener contacto con una empresa que no se haya hecho cargo de su página web para mantenerla up-to-date, moderna y cuidada. Cuando visualicé esta web en primer lugar, casi me da un ataque al corazón. Pero tuve que armarme de valor, aguantar la respiración y hacer la vista gorda. Me dije que, una vez que hubiera publicado mi libro en físico para la fecha planeada, me afanaría el buscar otro camino con el que poder tenerlo disponible para la venta en Amazon.

Por lo que a mí respecta y a pesar de todo lo bueno que cuentan por ahí, mi experiencia con CreateSpace fue nefasta. No me malinterpretes, no quiero lanzar polémicas. En este artículo solo quiero contarte cómo fue mi primer contacto con esta plataforma y por qué decidí pasarme a KDP con mi libro en físico.

Vale, lo reconozco. Estaba estresada. Estaba muy estresada y puede que ese detalle haya hecho de mi experiencia con CreateSpace algo un poco más oscuro. Pero lo cierto es que, a pesar de la facilidad para publicar tu libro de tapa blanda y las opciones que la plataforma te ofrece con respecto al diseño interior y exterior de tu libro, yo nunca terminé de estar conforme con el servicio. Pero, al final, después de luchar durante incontables horas, pude publicarlo y entonces llegó el momento de buscar una nueva alternativa a CreateSpace para mantener mi libro disponible a través de Amazon.

KDP y su función beta para publicar libros en tapa blanda

Yo ya conocía KDP por ser la plataforma en la que publicar tu libro en digital. A través de CreateSpace podías publicar tu libro en físico y a través de KDP podías publicar tu eBook. A través de algún blog que ya no consigo recordar y por pura casualidad, llegué a un artículo del blog de Mariana Eguaras: Cómo publicar un libro de tapa blanda en KDP de Amazon.

Espera, ¿qué? ¿Se puede publicar un libro de tapa blanda a través de KDP?

Releí el artículo una segunda vez. Y luego una tercera. ¡Tenía que pasar mi libro a KDP sin dudarlo! Así que ese mismo fin de semana me puse manos a la obra.

En el artículo de Mariana Eguaras que te menciono más arriba, en la parte final hay dos actualizaciones sobre lo que ha ido cambiando sobre la publicación de tu libro de tapa blanda a través de KDP. En su día, mientras yo realizaba este proceso, creé listas sobre lo que tenía una plataforma que la otra no tenía y los pros y contras sobre cada una de ellas. En mi caso, la balanza se inclinaba de forma impresionante hacia KDP, así que no me dolió abandonar CreateSpace y con el paso de los meses, la versión beta de esta función ha ido ganando mucha más fuerza.

Diferencias entre CreateSpace y KDP como plataformas para publicar tu libro de tapa blanda

A fecha de abril del 2018, muchos de los puntos con los que había rellenado mi lista de qué cosas todavía le faltaban a KDP que el servicio de CreateSpace sí ofrecía, se han visto llevados a cabo, por lo que, a día de hoy, estoy mucho más conforme con la publicación de libros de tapa blanda de KDP. A esta plataforma todavía le queda mucho camino por recorrer, pero te dejaré aquí abajo los puntos por los que, a mí, personalmente, me parece una mejor opción a la hora de publicar tu libro de tapa blanda.

  • El Previewer de KDP no solo te muestra el interior de tu libro para ser comprobado, sino que también lo hace con tu portada, algo fascinante para calcular si el lomo de tu libro ha sido diseñado de forma correcta y todos los elementos quedan en el lugar que deberían (parece una tontería, pero si nos equivocamos un milímetro a la hora de diseñar el lomo de nuestro libro, podemos alterar el diseño al completo de la portada y la contraportada).
  • En KDP el documento que subas para tu portada (PDF) ha de ser “Print-Ready”, lo que significa que ha de poseer sangría para la impresión.
  • En KDP se te avisa sobre los impuestos del libro (cosa que en CreateSpace no ocurría) y te muestra lo que sería el precio final de tu libro con los impuestos añadidos de forma que uno puede ajustar libremente el precio en caso de que una vez añadidos los impuestos quede, por ejemplo, muy caro.
  • Desde enero de 2018 puedes pedir ejemplares de prueba y copias para el autor a través de KDP. Según la información que he leído a través de diferentes grupos de escritores en Facebook, las copias de prueba llegan con una banda en la portada que lo anuncia como “prueba” y no puede ser retirada. A pesar de eso, los precios por las copias para el autor son increíbles y pueden ser pedidos hasta 999 ejemplares.
  • El soporte de KDP es increíblemente rápido y efectivo. Hasta el momento me he visto en la necesidad de contactarlos en dos ocasiones y, a pesar del aviso de que pueden tardar hasta 48h en contestar, nunca han sobrepasado las 5/6 horas en resolver mi duda. La primera vez solo quería respuesta a la pregunta sobre por qué mis libros en ebook y en físico no se mostraban en la misma ventana de producto y el chico que me atendió me lo resolvió en un santiamén. La segunda vez quise cerciorarme de que mi libro fuera mostrado en rebaja como lo había programado y no solamente me contestó uno de ellos confirmándomelo, sino que otros dos miembros del equipo me mandaron una captura de pantalla para tranquilizarme y hacerme saber que todo estaba pasando según lo planeado. ¡Fantástico!

Si este artículo te ha resultado interesante, puede que quieras pasarte por mi artículo sobre por qué la autopublicación es una opción. Y si quieres comenzar a escribir tu novela con el pie derecho, no dudes en pasarte por mi artículo donde te doy algunos consejos para comenzar a escribir tu libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *