Diseña tu blog de escritor: elegir la plantilla adecuada

Elegir una plantilla para tu blog que sea bonita, te sientas cómodo con ella y además sea adecuada es todo un trabajazo, ¿verdad? Al menos eso parece. Hoy quiero comentarte de forma más o menos resumida qué tienes que tener en cuenta a la hora de elegir una plantilla para tu página web o tu blog de autor y las diferencias que pueden darse entre una plantilla gratuita y una de pago.

¿Por qué hay que elegir una plantilla adecuada?

Parece muy básico, pero esta es una pregunta también bastante importante. No puedes elegir una plantilla cualquiera para tu blog. Tiene que ser una que te guste, con la que te sientas a gusto y que se adapte a ti. A ver, cuando vas a comprar un nuevo sofá para tu salón no compras el primero que ves en el escaparate, ¿a que no? Pues piensa que tu blog es tu casita virtual y la plantilla que estás a punto de elegir es el sofá en el que se van a sentar tus futuros lectores. Si el sofá es feo e incómodo, ninguno de ellos se sentirá a gusto y relajado y puede que no vuelvan a visitarte nunca más. Sin embargo, si el sofá es bonito, agradable y bien cómodo, puede que incluso hasta se queden a ver qué les ofreces y quieran regalarte más de su tiempo.

La apariencia de tu blog, por supuesto, no es lo más importante, ya que el punto decisivo para tus futuros lectores sobre si quedarse de visita en tu casa virtual o no es, sin ninguna objeción, si eres capaz de regalarles contenido de calidad. Pero, no nos mintamos. No queremos ser hipócritas y yo estoy aquí para decirte las verdades a la cara y sin anestesia: nadie quiere visitar una casa que parece hecha con los despojos del vecindario. Así que tu blog o página de escritor podría sumar un punto negativo si no te has ocupado a consciencia de su apariencia y solo te centras en el contenido.

Repito: el contenido es lo más importante, pero no seas inocente y descuides la apariencia de tu blog. Aquí donde me ves, yo no confío en las páginas de empresa o blogs que no tienen una apariencia cuidada. En mi caso, huyo despavorida cuando los blogs siguen la estética de antaño (sí, sí, aquella donde el fondo es una gran imagen que se repite a saco, la purpurina virtual que llueve desde la parte superior de la página, la musiquita estridente de fondo que eres incapaz de pausar y el cursor que ha sido cambiado de estándar por una mariposa que agita las alas).

Con una plantilla adecuada puedes ahorrarte el mal trago de que tanto tú como tu lector os sintáis incómodos, tú al tener que convivir con tu página o blog de escritor y tu lector a la hora de visitar tu casa virtual. Si no tienes ni idea de cómo ocuparte adecuadamente de la apariencia de tu página y tampoco tienes interés en aprender sobre el tema, entonces no dudes en buscar a un profesional que te apoye en esta tarea. En caso de que ya tengas mínimos conocimientos que quieras ampliar o tengas ganas de empezar a aprender ahora (porque nunca es un mal momento para empezar a aprender) entonces no te olvides de estar atento a este blog de aquí. Sí, sí, yo misma te estaré hablando de cómo llevar a cabo distintas tareas que hagan de tu blog o página algo digno de ver y de lo que te sientas orgulloso/a (doblemente orgulloso/a si lo has conseguido tú solo/a). Así que recuerda que cada jueves estaré compartiendo contigo una entrada sobre diseño para autores en diferentes ámbitos.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir una plantilla?

Que tú te sientas cómodo con la plantilla podríamos decir que es lo más importante, claro. Pero a continuación te mostraré una lista a tener en cuenta a la hora de elegir tu plantilla. No es ningún checklist, tu plantilla no tiene que poseer el 100% de las siguientes características, simplemente es una lista corta sobre algunas cosas que no deberían de faltar en nuestra plantilla. Y que, si faltan, no se acaba el mundo.

  • Que la plantilla no esté bloqueada (que puedas editar el código libremente)
  • Que esté optimizada (SEO)
  • En caso de ser una plantilla gratuita, que tenga diferentes paletas de colores a elegir
  • Que sea compatible con diferentes plugins que te harán la vida más fácil (como Elementor o Visual Composer, Master Slider o Contact Form 7)
  • Que venga con plantillas de páginas listas para que tú solo tengas que agregar tu contenido

 

Vale, tengo que buscar una plantilla… ¿gratuita o de pago?

Ya, ya lo sé. Nosotros los escritores noveles somos muy pobres y no tenemos dinero para nada. Me he escuchado la misma canción miles de veces porque yo también me la repito a diario. Para desgracia de nuestro bolsillo, a veces no tenemos más remedio que entregar nuestro valioso dinero por cosas que necesitamos de verdad: herramientas necesarias para escribir, libros de aprendizaje o algún profesional que nos eche un cable. A veces no hay más opción que soltar el dinero.

En este caso y para que no cunda el pánico, no es una necesidad gastar tu dinero por una plantilla para tu web o tu blog de autor. No te dedicas a esto del diseño web de forma profesional, ¿verdad? Solo quieres acicalar tu casita virtual para comenzar a invitar gente al interior. Desde WordPress.org y una vez instalado el CMS (Recuerda: WordPress.org lo utilizarías si posees tu dominio personalizado de antemano), te da la opción de descargar plantillas gratuitas muy chulas que puedes acomodar a tus gustos con un par de clicks. Cuando las descargas, se instalan automáticamente y, aunque no tienen el gran abanico de posibilidades que una plantilla de pago, suelen ser sencillitas y bastante completas. En caso de que te estés lanzando por primera vez al mundo del diseño web y quieras ir aprendiendo poco a poco mi consejo es que utilices una de estas plantillas gratuitas en principio. Con ella irás cogiéndole maña a las diferentes opciones y te irás familiarizando con WordPress en sí. Más adelante, cuando te manejes mejor con todo el potencial de estas plantillas y lo que son capaces de hacer (plugins incluidos) entonces podrás hacer un rediseño de tu sitio completo con una plantilla de pago en caso de sentir esa necesidad. Y si te has decidido por Blogger, es la misma operación. Blogger te ofrece plantillas gratuitas para instalar directamente en tu blog y con ellas podrás ir acostumbrándote al sistema.

Por norma general, las plantillas de pago (que pueden encontrarse por ejemplo en ThemeForest) incluyen plugins de pago que adquieres cuando compras tu plantilla para WordPress. Por supuesto, de estos plugins siempre puedes encontrar versiones gratuitas que funcionen también con tu plantilla. La plantilla que compras ha sido optimizada para funcionar al 100% con esos plugins.

De todo esto, sobre cómo instalar plugins y plantillas y cómo personalizarlas, tanto para WordPress como para Blogger, hablaremos más adelante, donde te mostraré una serie de tutoriales paso a paso a seguir para que tu blog o página de autor consigan el aspecto que tú quieres. Por el momento, espero que este pequeño y rápido artículo te haya ayudado un poco a asentar las ideas de cómo deseas que tu página se vea. Si ya quieres ir calentando motores, siéntate una tarde frente a una hoja en blanco y piensa qué secciones ha de tener tu página. No tienen que ser definitivas, pero te ayudará a ir dándole una dirección a tu casa virtual. Si quieres ir sabiendo más, puedes leer las diferencias entre Blogger y WordPress para decirte por uno de ellos en el que alojar tu página web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *