Autopublicarse. ¿Por qué es una opción?

Cuando comencé a escribir me negaba a enseñar mis escritos a nadie y pasaron meses hasta que dejé a mi madre leer lo que escribía. En algún momento incierto el deseo de escribir mutó y poder vivir de lo que escribía pasó a ser uno de mis sueños, junto a tantos otros. Todos conocemos a ese escritor que no quiere ganar dinero con lo que escribe porque eso no es de verdaderos escritores. Pues yo fui una de ellos por algún tiempo.

Pero no pasó mucho tiempo hasta que, sin ser todavía adulta, me di cuenta de que hay que pagar facturas. Y tanto que si hay que pagarlas.

Con el tiempo, dejé de tenerle vergüenza a decir que quería vivir de lo que escribo y comencé a decirlo orgullosa de mí misma por quererlo. Todo el mundo tiene derecho a tener sueños y, sobre todo, a cumplirlos. Además, cuando necesitamos que un técnico venga a casa, una lavadora nueva o unas gafas más bonitas, también estamos pagando estos servicios y los sueldos de los trabajadores, ¿o no?

Yo había descubierto que ser escritor es una profesión como cualquier otra y quería que se me pagara por ello.

¿Qué es la autopublicación?

Aclaremos términos y pongamos las cartas sobre la mesa.

Un poquito más arriba te dije que, en algún momento de mi vida me decidí a que quería vivir de lo que escribía. Pero, por aquel entonces, para mí solo existía la publicación tradicional. ¿Publicación tradicional? Sí, sí, esa que es a la antigua: publicar con una editorial.

Si llevas tiempo escribiendo y moviéndote por diversos blogs a lo mejor ya tendrás una imagen de las diferencias entre publicar con editorial y autopublicar. Pero también puede ser que ya tengas una idea más clara de qué es porque hoy en día la información se mueve más rápido y los autores híbridos y/o autopublicados suben como la marea.

Si buscamos el término “Autopublicación” en Wikipedia, esto es lo primero que nos aparece:

“La autopublicación o edición de autor consiste en la publicación de un libro o cualquier otro contenido por su autor sin la intervención de un editor” –Wikipedia

A lo mejor eres como yo lo era y crees que autopublicar es la única opción que le queda al escritor fracasado, aquel que ha mandado su manuscrito a todas las editoriales del mundo y ninguna lo ha aceptado. Yo antes pensaba así. Y es una de las veces que más me he equivocado en mi vida.

La autopublicación no es eso que hacen los autores fracasados. Al contrario. Será tu mejor aliada para algunos de tus libros. A través de Ana González Duque y su libro “El escritor emprendedor” aprendí que autopublicar no es nada malo. Este fue el primer libro que leí sobre el tema cuando me decidí a autopublicar mi primer libro en vez de mandarlo a una editorial.

¿Por qué elegí yo autopublicar mi primer libro?

Te voy a contar mi experiencia personal con la esperanza de que consiga brindarte un poco de luz, te ayude o, al menos, te quite el miedo a autopublicar.

A través del blog Simplemente MJ, MJ contaba hace unas semanas que ella tenía miedo de ser recordada como “la chica que publicó aquel libro tan malo”. Y creo que tanto tú como yo podemos vernos reflejados en este miedo. Es normal. Yo también he sentido miedo de que me reconozcan por haber creado algo que es terrible. En la misma línea, Jaume de Excentrya nos habló a principios de año sobre las ventajas de ser un autor anónimo y ese es uno de los motivos por el que elegí autopublicar.

Como te dije más arriba, sé que quiero vivir de lo que escribo. Y para eso, tendré que publicar libros. Pero uno de mis mayores miedos también había sido ese mismo: publicar mi primer libro. Como MJ, yo también tenía miedo de que se me recordara como aquella que escribió un libro tan malo. Pensaba que si alguien me recordaba de esa manera, jamás le daría una oportunidad a un segundo libro mío, mucho menos a un tercero.

Te pongo en situación: rondaba el 2015. Acababa de terminar de editar un relato que había escrito para un concurso en Wattpad. Alargué la historia hasta convertirla en una novela corta. Acababa de terminar de editar mi libro por segunda vez. No era la primera vez que tenía un libro acabado, pero sí era la primera vez que tenía un libro editado y que acababa de mandar a corregir.

Acababa de mandar un libro a corregir.

La cosa era seria. Muy seria. Tiempo después recibí aquella corrección de vuelta. Volví a leerlo. Me entró el miedo. No podía ser ni por asomo tan bueno como me había pensado durante un segundo al terminarlo. Al contrario. Seguro que era basura. Así que me olvidé de aquel libro.

El 2015 me abandonó. Llegó 2016, pero para ese año yo tenía muchísimos otros planes. Estaba a punto de terminar mi carrera y aquello conllevaba la búsqueda de trabajo, ardua, larga y agotadora. Así que pospuse el publicar el libro otra vez. Conseguí trabajo, me adapté a aquella situación con altos y con bajos y el 2016 también se marchó. Llegó el 2017. Me propuse volver a escribir. Lo echaba de menos, las yemas de los dedos me picaban porque hacía más de un año que no escribía. Y entonces me sorprendió aquella novela de nuevo.

Ah, te recuerdo, vieja amiga.

No había comenzado a escribir de nuevo cuando me di de bruces con aquella novela. La releí en un par de horas. ¿Por qué me había decidido a no publicarla? ¿Había sido por el miedo? ¿Me había dejado vencer tan fácilmente? Yo no soy así, me dije. No me considero tan débil o al menos no me rindo sin haberlo intentado.

Ahora que miraba hacia atrás, aquel miedo me parecía muy tonto. Era un libro terminado y tenía que ser publicado. Solo quería publicarlo para sentirme más cerca de mi sueño. No tenía ningún otro propósito. Autopublicar para mí significó una liberación en aquel momento. Además, fue mi reencuentro no solamente con mi sueño aplazado, sino también con mis actividades como diseñadora en mi tiempo libre. Porque resulta que también hacía más de un año que no diseñaba para mí, por diversión. Así que agarré todo este proyecto y lo abracé. Me puse manos a la obra ese mismo día.

Para mí, autopublicar significó reencontrarme con algo que había perdido.

Pero la autopublicación es la mejor solución para muchos tipos de libros.

Autores híbrido

La primera vez que escuché este término también fue a través del libro de Ana. Qué son los autores híbrido, te preguntarás.

El autor híbrido es aquel que combina, en su repertorio y carrera como autor, libros publicados con editorial y libros autopublicados. Existen un montón de autores que publican sus libros con diferentes editoriales, ¿no? ¿Entonces, por qué tendría que ser este medio malo o incorrecto? Existen algunos libros que por su temática o por tu marca personal te convendrá más vender por tu cuenta. Además, autopublicar no significa que tengas que hacerlo todo solo.

Podrás tener a tu lado profesionales del diseño y artistas, correctores y personas que te ayuden en todo momento. E incluso si no te sientes preparado para hacerlo tú mismo y tienes el capital, siempre puedes acudir a la opción de la co-edición.

El autor híbrido es un concepto que conocemos de los americanos (como tantas otras cosas) y está tomando popularidad en nuestro país cada vez más. Yo, por mi parte, tengo claro que así me gustaría trabajar.

Si te interesa saber más sobre el tema, te recomiendo que leas mi artículo libros que leí antes y después de autopublicar y cómo me ayudaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. MJ (@simplemente_MJ)

    Muchas gracias por la mención. Ha sido una sorpresa.
    Me ha encantado tu artículo. Tu historia, con todos sus miedos, a mí me reconforta. No me siento sola. Es muy difícil, para algunas personas, terminar un borrador, corregirlo y sentir que está bien hecho. Somos los peores monstruos de nuestras obras. Es una pena, pero es real.
    Yo creo que lo mejor es atravesar el miedo. Antes pensaba que cada vez se haría más pequeño. Sin embargo, yo siempre siento lo mismo. Tenemos que vivir con él.
    Un beso muy fuerte.
    MJ

    1. Mary L. Torres

      ¡Hola MJ! Ninguno de nosotros ni de nuestros miedos está solo, vamos todos en el mismo barco. El miedo nunca se hace más pequeño, al menos eso es lo que yo veo, siento y creo, pero uno siempre puede ayudarse un poquito y entre todos nos ayudamos mucho más 😀
      ¡Un beso gigante! Y muchas gracias por tu comentario.