Reseña: So long, Marianne

Título: So long, Marianne
Autor: Pedro B. Breis  | Editorial: Autopublicado
ISBN: 978-1973795988 | Páginas: 330 páginas

A unos meses de su muerte, en una España sumida en una confrontación mundial del Imperio de Occidente contra el Imperio de Oriente, Pablo descubre un oscuro secreto sobre su padre, que le lleva a un viaje emocional y a través del tiempo, en busca de Marianne, su amor de juventud, desaparecida en extrañas circunstancias. ¿Qué le pasó a Marianne? ¿Por qué su padre le ocultó la verdad sobre ella? Viejas heridas que se abren a la luz, despedazando un pasado roto por la incertidumbre y el dolor de la pérdida inexorable.

Pues qué decir sobre este libro. Comenzando por la apariencia exterior, me lo compré después de haberlo descubierto por Ebrolis, pero su portada me llamó tanto, tanto la atención, que quise tenerlo en físico. La portada me resultó llamativa y fue lo que me obligó a comprarlo. Una vez que ya lo tuve entre mis manos, comencé a leer. Y no pude apenas parar hasta que ya lo había terminado. La historia es triste y en muchas ocasiones me pregunte por qué seguía leyendo si sabía que al final me iba a doler tanto o más como si estuviera yo en la posición de Pablo. Pero tampoco podía engañar a nadie y es que soy una fiel seguidora de las historias que me hacen sufrir hasta la médula. Mientras más llore con un libro, más suele gustarme, por norma general.

Al principio me irritó que Pablo hiciera tanto y tantas cosas por encontrar a alguien a quien, seamos sinceros, a penas conocía. Pero quién soy yo para cuestionar el amor humano, me dije. He escuchado de personas que no han necesitado más de un par de días para caer en esa tontería del amor (que no es ni en sueño mi caso, quizás por eso no lo entiendo, perdóname). Y cuando digo tontería, no me malinterpretes. Yo misma soy una romántica empedernida, aunque siempre intente esconderlo y hasta mi chico me tiene ya bien calada. Que no engaño a nadie, vamos. La cuestión es que este fue el motivo por el que no pude abandonar esta lectura ni queriéndolo. ¿Qué había sucedido con Marianne? ¿Qué haría Pablo una vez diera con ella? ¿Lo conseguiría, acaso? Claro, tiene que conseguirlo, qué birria de historia fuera si no. He de decir que necesité un poco de descanso una vez que terminé este libro. El final fue desgarrador. Como ya he dicho arriba, soy una romántica a escondidas y en el fondo de mi corazón deseaba que el final fuera diferente, que ambos escaparan y se marcharan a vivir a algún otro lugar, que vencieran las estúpidas leyes y vivieran en la clandestinidad. Pero, tampoco puedo engañar a nadie y es que el final que tuvo esta historia fue perfecto.

Entre estas páginas encontramos también un futuro que, si bien se me antoja un poco lejos, no es para nada puramente ficticio y por eso también quería destacarlo. No quiero revelar demasiado porque me encantaría que más gente pudiera disfrutar de esta novela, pero os diré que quedé impresionada a partes iguales por la historia y el futuro que se nos presenta en esta. Pedro B. Breis ha sido capaz de plasmar detalles tan nimios como el mero precio de la gasolina en el año 2068 y todo lo que va contando sobre este futuro y lo que se puede leer entre líneas hizo que se me pusiera la piel de gallina en más de una ocasión. Te diré que incluso tuve que explicarle a mi novio todo lo que había imaginado para ese futuro (con señas y explicaciones extrañas porque no veas lo difícil que es tener que traducir todo eso a un idioma que no es el tuyo) y eso que casi nunca suelo hablarle de los libros que leo porque si no, lo volvería loco al pobre.

Aunque mi puntuación haya sido de 4 sobre 5 no significa que le haya encontrado algún aspecto negativo a esta novela. Mi faceta de romántica se coló de por medio por ese doloroso final y estará siempre enfadada con su autor por no haberles brindado algo hermoso al final del camino a Marianne y Pablo.

¿Has leído tú este libro? ¿Qué te pareció?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *