Por qué necesitas una portada bien diseñada

¿Por qué necesitas una portada bien diseñada? Qué pregunta, ¿verdad? Con esta primera entrada centrada en el diseño para autores, te voy a dar con una verdad directamente en el la frente: a todos nos entra un libro por los ojos. Pues a mí no, me dirás. Y tanto yo, como tú, sabremos que me estás mintiendo… al menos un poquito.

Lo primero que quiero conseguir con esta entrada es que, como autor y ser egocéntrico que eres (tú, yo, el vecino de enfrente, todos lo somos porque todos somos humanos) te aceptes a ti mismo que tú también compras libros guiándote por su portada. O al menos te dejas influenciar para bien o para mal dependiendo del diseño de la misma. Y para enseñar con el ejemplo, yo lo admito. Si la portada no me atrae o tiene grandes fallos en el diseño, no suelo comprar el libro por muy buena sinopsis que pueda tener.

Y no te digo que todos tengamos que volvernos profesionales del diseño para crear portadas que corten la respiración. Ten en cuenta que incluso los profesionales fallan y nadie nace sabiendo. Si quieres saberlo, yo misma estoy aprendiendo y se me escaparon DOS grandes fallos en el diseño de mi portada que, de haber sido el libro de otro, pues te podría asegurar al 90% que no lo habría comprado. Pero por eso mismo estoy aquí. Quiero que tú y yo aprendamos sobre esto al mismo tiempo. Quiero hablarte de los errores que vaya haciendo a lo largo de mi carrera como escritora para que puedas aprender de ellos, quiero enseñarte todo lo que he ido aprendiendo por el camino para facilitar tu ruta hacia la autopublicación y quiero enseñarte sobre todo lo que sé en el área del diseño, aunque centrado para nosotros, los autores.

Así que hoy te voy a hablar, y muy seriamente, de por qué necesitas una portada bien diseñada.

 

¿Qué puedes conseguir teniendo una portada "buena"?

Mirémoslo de este modo. Te propongo una lista de pros y contras para que, juntos, veamos por qué se necesita una "buena" portada.

Pros al tener una "buena" portada:

  • Tu libro puede llamar más la atención en el mar de libros de internet. Reconozcámoslo: el número de libros que se publican al año asciende a cifras astronómicas y más del 40% son libros autopublicados. En muchos casos, los libros son vendidos por precios extremadamente bajos y tu libro tiene que destacar, en principio por su portada, entre todos ellos. Destacar en internet significa un mayor número de ventas y una mayor visibilidad para tu libro, producto y/o marca personal.
  • Que el género de tu historia sea captado en cuestión de milésimas de segundo. Vale, a lo mejor esto no te parece tan importante, pero lo es. Digamos que a ti lo que más te gusta leer sea fantasía y decides un día darte un paseo por tu librería favorita en busca de nuevos títulos. Si llevas más de 10 años leyendo fantasía y empapándote del género, existirán algunas imágenes o conceptos que tu cerebro relacionará con el mismo. Si, una vez en esa librería, llegas al estante de fantasía y ves un libro al frente con la imagen de una chica tomando café en la terraza de una cafetería que contempla el infinito y parece esperar a que su móvil, sobre la mesa, comience a vibrar en cualquier momento, tu cerebro no estará relacionando ese libro con la fantasía. Con una novela de romance o Chick-Lit, quizás. Pero jamás con una de fantasía. Y da igual el título del libro: el concepto de la portada y su desarrollo tienen que adaptarse a la historia igual de bien o incluso mejor que el nombre de esta.
  • Captar lectores casi sin proponértelo. Esto es elemental. Que hoy en día, en la era digital, nos entra casi todo por los ojos, es de conocimiento público. Y precisamente por esto, si tu portada es buena, llamativa y acorde con el género de tu historia, será el boca a boca tu mejor publicidad. Encontrarás nuevos lectores que habrán comprado tu libro sin siquiera leerse la sinopsis y lo recomendarán hacia adelante en caso de que, punto extra, les haya encantado lo que cuentas.

Contras al tener una "mala" portada:

  • Perderás lectores potenciales si tu portada no está bien cuidada. Voy a serte sincera (una vez más). Si el exterior de tu libro no está bien cuidado, un lector da por hecho que el interior tampoco lo estará. Si este es el caso (que el interior de tu libro esté plagado de pequeños errores, tanto de diseño como de edición) y además tu portada no tiene un acabado profesional, temo decirte que tus futuros lectores huirán despavoridos.
  • Se cuestionará tu seriedad como autor. Este es un punto tremendamente importante. Porque ningún autor quiere que se cuestione su seriedad al escribir, ¿cierto? Puedes acabar de escribir un best-seller, pero te aseguro que, si tu diseño interior y de portada no están del todo cuidados, se cuestionará tu profesionalidad y esto desembocará, si es llevado a la larga, en menos ventas e incluso puede que en una mala reputación.
  • Puede que se rechace más a menudo tu libro a la hora de realizar una colaboración. Cuando te hablo de colaboraciones me refiero a las que puedes realizar a través de Instagram (o, mejor dicho, en la comunidad Bookstagram), YouTube, Facebook o cara a cara con otros usuarios. Por norma general, estas personas no obtienen ningún sueldo por hablar de libros que le gustan (o que no) y muchos se alegran cuando contactas con ellos para realizar una colaboración. Pero también tenemos que pensar que el medio digital, es un medio visual. ¿Y qué quiero decirte con esto? Pues primero, que no están obligados a aceptar ningún libro. Segundo, que están en todo el derecho del mundo de rechazar tu libro incluso aunque la sinopsis les atraiga, pero la portada sea un churro. Y tercero, que tendrás que estar abierto a colaborar tú con ellos también cuando pueda hacerles falta. Pero de esto hablaremos en otro artículo.

 

Pero… ¿qué es una portada "bien" diseñada?

Una portada "buena" o "bien" diseñada ha de tener una serie de características que veremos en profundidad más adelante. Para que tu portada sea "buena" has de hacer un poco de investigación antes de comenzar a tener una idea de qué quieres para ella. Me explico: antes de saber cómo ha de verse tu portada, deberías sentarte una tarde, dos o tres con calma frente al ordenador y mirar todas las novedades de tu género, tanto publicadas por una editorial tradicional, como por una de coedición o incluso los autopublicados. Siempre puedes aprender qué NO hacer (también puedes aprenderlo de portadas de editoriales profesionales) y poco a poco te irás haciendo una idea de cómo quieres que se vea tu portada. Puedes guardar las portadas que más te gusten en una carpeta en tu ordenador, pero recuerda que está prohibido copiar. Recuerda que tu libro no se convertirá en el próximo éxito editorial si robas el trabajo de otra persona.

Para tener una portada "bien" diseñada hay que tener en cuenta algunos detalles de los que hablaremos en varios artículos más adelante como, por ejemplo: el uso de la tipografía en tu portada, cómo conseguir imágenes para tu portada, programas de nivel básico para diseñar tu portada o algún que otro tutorial para poder hacerla tú mismo.

 

¿Qué hago para conseguir una?

Bueno, esta es una pregunta de fácil respuesta, pero he reservado un apartado en este artículo para contestarla igualmente.

Llegados a este punto, ya habrás visto un trillón de portadas, te habrás enamorado de muchas y con toda seguridad, habrás descubierto pequeños detalles repetitivos que no deberías hacer. Puede que incluso ya tengas una idea bien clara de lo que quieres hacer con tu portada, cómo ha de verse, qué tipografía te gustaría usar y cómo debería de ser la imagen principal. A partir de aquí, tienes varios caminos a seguir.

Puede que seas un usuario profesional en Photoshop. En este caso, sabes cómo funciona todo para que tu portada quede perfecta. Te conoces con las tipografías y con los Do's y Dont's en el diseño de una portada. Sabes lo que son el sangrado y las zonas de seguridad interior de cualquier documento y se te pone la piel de gallina ante el nuevo desafío de crear tu propia portada. En caso de que te sientas lo suficientemente seguro para ello, ¡adelante! No le temas a las adversidades y como único consejo me atrevo a decirte que empieces con mucho tiempo por delante. En caso de que algo pueda torcerse, has de tener el tiempo suficiente de contactar con un profesional.

Pero también puede ser que te estés aventurando de a poco en este mundo del diseño. En ese caso, te aconsejo encarecidamente que contrates a un profesional. Sobre todo, si se trata de tu primer libro. Puedes realizar un boceto de cómo debería de verse la portada o más bien, de cómo te la imaginas. Aquí no importa demasiado de dónde saques las imágenes o que las tipografías no sean las correctas siempre y cuando no se utilice más adelante con propósitos comerciales. Enséñaselo a tu diseñador y te aseguro que los resultados serán iguales o mejor a como lo habías imaginado.

Aunque también puede ser que no tengas ni idea de diseño. Si este es tu caso, por favor, no te lo pienses. Comienza a investigar con mucho tiempo de antelación sobre los posibles profesionales a los que contratar, curiosea entre sus trabajos y elige al que más te convenza o el que más se adapte al género de tu novela. No tengas miedo por el resultado. Tampoco te aventures a realizar la portada de tu libro si tus conocimientos de diseño son nulos. Sobre todo si es tu primer libro. Para el diseño es imprescindible haber cultivado y potenciado un tacto y sensibilidad para las cosas bonitas, para los colores, para el equilibro y para la armonía. Si nunca en tu vida te has propuesto cultivar estos aspectos, entonces será mejor que busques otra solución que hacerla tú mismo.

 

Si tu objetivo es poder diseñar tu portada algún día, poder crear el merchandising de tu libro o incluso animarte con una maquetación interior, entonces puedes suscribirte a mi blog para estar al tanto de todas las novedades. Publico una vez a la semana, todos los jueves y no envío publicidad a tu bandeja de entrada, solo mis artículos más nuevos y, a veces, contenido interesante de otros autores o bloggers.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *